El fin del mundo, de nuevo

Acerca del golpe de estado en Chile se puede leer en la Wikipedia:

“…Acaecido el 11 de septiembre de 1973, fue una acción militar llevada a cabo por la Fuerzas Armadas y Carabineros para derrocar al presidente socialista Salvador Allende y al gobierno izquierdista de la Unidad Popular. A ello le precedió un periodo de alta polarización política y convulsión económica y social. Los militares contaron con el apoyo de la derecha política y también de un sector del Partido Demócrata Cristiano. El golpe fue planeado inicialmente por un sector de la Armada de Chile, con el apoyo de los Estados Unidos.”

Helvio Soto, cineasta chileno en 1975 filmó en Bulgaria la primera película que narra los sucesos del golpe de estado.

La banda sonora fue obra del gran maestro y genio argentino: Astor Piazzolla.

Debo confesar que por esta obra siento un especial afecto, particularmente por una de sus piezas: “Llueve sobre Santiago”

Al escucharla mi memoria me remite a otro tiempo, a otro fin del mundo ya alejado y alojado en el pasado.

Un fin del mundo que comenzó en Chile, aquel invierno austral del 73.

Yo creo que en aquel entonces, el ambicioso dictador chileno Augusto Pinochet, no solo asesino a un presidente, ni los ideales de un pueblo. Creo que dinamito, los sueños de una generación, y sin proponérselo, propago por el mundo, el virus de las contradicciones socialistas.

Después, mientras otros compañeros de mi generación y yo, dejamos atrás la infancia, el árbol acabo por caer.

Generalmente no tiendo a creer en conspiraciones, sin embargo, sí supongo ahora, que algo contribuyeron para derrumbar los ideales socialistas de aquella época, R. Reagan, la dama inglesa de hierro, el Papa polaco, y tantos otros precursores del llamado “bien vivir”, para dar por terminada aquella era, aquel mundo.

Hoy la melancolía de fin del mundo Maya, me hace anhelar con ansiedad llegar a vivir el momento en que caiga estrepitosamente también, el árbol del capitalismo y sus contradicciones.

Sin embargo, con cierto desamparo entiendo, que para eso, tal vez deberán pasar varias generaciones más, y quizás otros fines del mundo Maya.

Pero ya no es tiempo de hablar más…

¡El fin del mundo está por comenzar!

Voy a irme a un rincón a escuchar “Llueve sobre Santiago”

Seguramente al terminar la música, sentiré una opresión en el pecho (el “dolorcillo”) y el mundo continuará igual que siempre.

Yo seré el mismo y recordaré como otras tantas veces, que….

¡Me gusta el tango,
amo el tango y
que el tango me hace feliz!

Anuncios

César Olguín y la OMT (Fracasando con rotundo éxito 3)

Cuando fallamos el ego es nuestro peor enemigo y aunque fracasar para la mayoría de nosotros, es lo opuesto a tener éxito; ambos conceptos si parecen ser contrarios pero de una misma moneda y tal vez son: “el águila y el sol” de nuestra vida.

El 14 de noviembre de 2010, en el auditorio de radio UNAM, la Orquesta Mexicana de Tango, OMT, ofreció un concierto memorable. Aquella tarde, César Olguín, líder de aquel grupo de virtuosos maestros expertos en domar al “reptil de lupanar” que según Leopoldo Lugones, era el Tango; animó la velada con sus elocuentes intervenciones durante los cortes.

Pablo Amhad vocalista-bandoneónista de La Fábrica de Tangos, fue el invitado especial que César Olguín eligió para interpretar temas clásicos del cancionero mexicano en versión de tango.

Recuerdo bien el día del concierto porque, durante la madrugada (de ese mismo día), experimente la emoción de volar en un globo de aire caliente y el orgullo de haber alcanzado un logro de mi lista de deseos o, dicho de otro modo “un éxito personal”

Y como si no fuera suficiente, ese mismo día, el maestro Olguín, sin saberlo, tejió algunas frases que se convertirían en una verdadera lección para mí.

A continuación les comparto aquellas frases así como algunas de las conclusiones que de ellas pude hallar:

Frases:

“Esta noche trataremos de divertirnos, aunque tal vez con el tango la palabra ‘diversión’ no sea la más adecuada; bueno, al menos pasemos un buen rato sin lágrimas…..Nací en Córdoba Argentina pero también soy argentino de la Colonia Buenos Aires, tengo un negocio de autopartes en Doctor Barragán…Casi no voy a la Argentina pero frecuentemente hablo por teléfono con mi madre, cuándo ella me pregunta ¿Cómo te va en México hijo? siempre le respondo: pues muy bien madre, aquí fracasando con rotundo éxito”

“Fracasando con rotundo éxito”…..

Reflexiones:

Hay valor en el fracaso, éste nos da lecciones para ganar experiencia y conocimiento que un día nos servirá para llegar al éxito. No deberíamos temerle (nadie juega perfecto el juego de la vida), ni ocultarlo, sino encararlo en el tiempo presente y aceptar que en el tiempo futuro seguiremos fallando. Aceptar el fracaso no es lo mismo que esperarlo. No se debe esperar fracasar sino usar la lógica y aceptar que fracasar es un “evento probabilístico que existe”

¿Sería razonable pensar que mientras más se falla más cerca se está del éxito? De ser así deberíamos, por sistema “conducirnos” hacia el fracaso. ¿Por qué? Pues sencillamente para aumentar la probabilidad de tener éxito. Cualquier cosa que se desee hacer, cualquier proyecto o empresa que se tenga en mente simplemente debe intentarse, no hacerlo detiene el progreso de un éxito potencial.

Un fracaso vuelto éxito:

El Tango: nacido en los tugurios del Río de la Plata de la fusión cultural de inmigrantes europeos y practicado en oscuros prostíbulos por parejas de hombres. Juzgado por Jorge Luis Borges como “Música que tiene una raíz infame” Fracaso de los fracasados de fin de siglo XIX y principios del XX. Hoy en los albores del siglo XXI, el centenario tango, como dice César Olguín es un animal que continúa fracasando con rotundo éxito.

Volver, volar (Fracasando con rotundo éxito parte 2)

A decir de los entendidos, un globo de aire caliente flota, gracias a que en este mundo traidor, se cumplen invariablemente, el principio de Arquímedes y la Ley General de los Gases Ideales (¿Se acuerdan Avogadro, Boyle, etc.?).

20121030-000917.jpg

En números fríos: un volúmen de 1,000 metros cúbicos (10x10x10) de aire calentado a 120 grados centígrados, puede producir un empuje ascendente o fuerza boyante de alrededor de tres toneladas.

Valga esta introducción para explicar lo inexplicable que resultó, para mí, asistir la madrugada del 14 de noviembre de 2010 a mi primer vuelo en globo.

Rox y Fanny las chicas maravilla, organizaron el evento con disciplina inglesa, minuto a minuto cada movimiento estaba programado:

  • Arribar un día antes a Huasca Hidalgo
  • Hacer un paseo nocturno
  • Despertar a las 4am
  • Salir al puerto de embarque, tomar el globo con el alba
  • Subir, volar, volar…

    20121030-000924.jpg

Y después del suspiro que dura el viaje, regresar a la condición de ser un animal de tierra.

Volver: …pero el viajero qué huye, tarde o temprano detiene su andar…

Continuará.

Con ustedes… La Fábrica de Tangos (Fracasando con rotundo éxito parte 1)

En mayo de 2010, en el marco de la Feria de las Culturas Amigas de la Ciudad de México escuché por primera vez a Pablo Ahmad y Martín Murano: La Fábrica de Tangos.

Recuerdo muy bien que armados de un teclado, un bandoneón y sin duda, un enorme corazón, interpretaron lo mejor de su repertorio así como otros temas clásicos del tango. María Inés Montilla, larguirucha, argentinísima y sensual, agregó sabor a la tarde, bailando con los espontáneos y llevando a la pista de baile a uno que otro villamelón.

Al finalizar aquel evento, me acerque a Pablo y Martín, a pedirles su autógrafo. Ambos firmaron la portada del disco compacto que ahí mismo compramos (Tere y yo).

Pablo me entregó además, una tarjeta de presentación. Sin preverlo, aquel pequeño trozo de cartulina negra, serviría para volver a coincidir en tiempo y espacio, con la LFT (La Fábrica de Tangos) .

Varios meses después, durante los preparativos para celebrar el cumpleaños de Tere, tuvimos la afortunada ocurrencia de invitar a LFT a tocar en la fiesta. Desempolvamos aquella tarjeta de presentación, me comunique con Pablo y cerramos el trato, después de una negociación que requirió de un par de llamadas.

A decir de los amigos, el evento, fue un éxito; la presencia de LFT nos dejó cautivados a todos.

Era la mitad del mes de octubre, el año se encontraba herido de muerte y se vislumbraba como conclusión de aquel 2010 que la LFT había llegado para echar raíces en el firmamento milonguero de México.

Continuará…

Vivir cambiando la vida

En el tango “El último café” Cátulo Castillo y Héctor Stamponi, nos dijeron:

Llega tu recuerdo en torbellino, / vuelve en el otoño a atardecer / miró la garúa (llovizna) y mientras miró, / gira la cuchara de café…

Los acentos que hace Susana Rinaldi en su interpretación de éste tango; que es evidentemente la historia del adiós de dos amantes, representan para mí el otro mensaje que la Tana generosamente nos regaló.

Vivir y cambiar la vida viviendo. Sufrir, amar, dejar ir o saber irse, avanzar sin rencor y sin culpa por la vida. Parece fácil, pero no lo es.

Del mismo modo “la Rinaldi” hace de la siguiente carta (video) de María Wernicke a Julio Cortázar, una pieza útil para comprender y aquilatar la vida:

Hasta pronto amigos: ¡Me gusta el tango, amo el tango, el tango me hace feliz! (Martín).

De locos por el Fueye

Para los amantes del tango, un poco de historia.

Locos por el fueye!!!

En el invierno de 1940, la ascendente condición de la orquesta de Aníbal Troilo le permite tocar todas las tardes en el café Germinal.

Pero el café Germinal está abierto todo el día y antes de la orquesta de Pichuco toca el excelente conjunto de la Orquesta Buenos Aires dirigida por Enrique Forte.

Espectador atentísimo de todo lo que se toca en el Germinal, es un chico de diecinueve años, que de tanto ir y pasarse el día allí, termina por hacer amistad con Hugo Baralis, violinista de Troilo. Le relata a éste que ha vivido con sus padres en Estados Unidos durante catorce años, casi continuos. Que ahora ha regresado, que ha dejado a su familia en la natal Mar del Plata, que toca el bandoneón,  que tiene admiración ilimitada por la orquesta de Pichuco, que  se sabe todas las partes de todos los bandoneonistas.

Así llega un día…

Ver la entrada original 948 palabras más