Quelite

Fuentes:

http://apromeci.org.mx/2015/09/28/que-son-los-quelites/
https://www.biodiversidad.gob.mx/usos/alimentacion/amaranto.html
http://www.revista.unam.mx/vol.16/num5/art35/art35.pdf

QUELITES:

La palabra “quelite” viene del náhuatl, quilitl, y abarca todas las verduras tiernas comestibles. Estas verduras son nativas de México, y a diferencia de otros vegetales, crecen de manera silvestre en casi cualquier terreno, usualmente en la milpa.

Se conocen tres principales familias:

  • Amaranthaceae: todas las variedades de Amaranto (Amaranthus hybridus).
  • Chenopodiaceae: como la Quinhuilla o Quelite cenizo (Chenopodium album)
  • Apiaceae: como el cilantro (Coriandrum)

Son muy adaptables al tipo de clima y a los recursos que tenga el subsuelo. Por lo tanto no hace falta cuidar su cultivo, sólo cortarlas en el momento correcto, ya que si están muy maduras tienden a tener un sabor más amargo.

Además de su alta resistencia climática, los quelites tienen un alto valor nutricional. Contienen mucho hierro, potasio y fibra. Inclusive más que la espinaca. Gracias a estos atributos, los quelites fuero parte esencial de la dieta mesoamericana.

Al igual que el amaranto, el sabor y los beneficios de los quelites fueron silenciados por la dominación colonial. La introducción de las lechugas, espinacas y acelgas europeas, desplazaron la producción de los quelites.

Hasta la fecha los quelites han sido relegados como alimento de segunda. Sin embargo, comemos muchos quelites sin siquiera saberlo, y es que varios platillos mexicanos están preparados a base de quelites.

Los Quelites se cultivan desde la época prehispánica por diferentes culturas del centro del país. Se estima que se consumen en México desde hace 5,000 a 7,000 a años aproximadamente.

Anuncios

Contenido del Blog

Gracias por llegar a éste Blog, cualquier comentario será bien recibido:

El menú de hoy es:

  1. Bienvenido al Blog
  2. ¡Qué gente mano!
  3. Machu Pichu
  4. Tarde soleada en paseo de la reforma
  5. Vivir cambiando la vida
  6. Vivir inexistiendo
  7. La magia de vivir
  8. Intentar la vida
  9. El fin del mundo de nuevo
  10. Todo nos amenaza amor
  11. Sólo tú me ves
  12. Tango de hadas
  13. Fracasando con rotundo éxito parte 1
  14. Fracasando con rotundo éxito parte 2
  15. Fracasando con rotundo éxito parte 3
  16. Ser un pez y vivir para contarlo parte 1
  17. Ser un pez y vivir para contarlo parte 2
  18. Un safari en la ciudad
  19. Asido a la vida en un tango
  20. ¿Halloween es navidad?
  21. De locos por el fueye
  22. Madrid, por algo te hizo Dios
  23. La sal y la pimienta de la vida
  24. La cabalgata de los reyes
  25. Madrid casa nueva, casa vieja
  26. ¡Roma Capital Mundi!
  27. El nacimiento de venus
  28. Venecia ciao
  29. Nel blu dipinto di blu
  30. Paris, Londres, Paris, Londres
  31. Erotismo y conversión
  32. INVITACIÓN A MI NUEVO BLOG

Invitación a visitar mi nuevo blog, de cuentos infantiles

Amigo y amiga visitante, muchas gracias por dedicar tiempo a leer este blog hecho con mucho cariño y respeto hacia ti.

Ahora tengo el gusto de invitarte a visitar un nuevo espacio, en el que periódicamente publicaré historias para navegar, pensadas para un público infantil, pero también para adultos que gustan de reunirse con amigos a escuchar cuentos como lo hacían nuestros abuelos.

Cuentos del Tío Nim: tionim.wordpress.com

Erotismo y Conversión

Erotismo:

Redención en la noche profunda, vértigo de vivir, perseguir a otro, desear y nombrar a otro. Improvisada reconciliación con el mundo. Rito de un pasado que será pero no es. Danza de los amantes que existen para ellos mismos…

Conversión:

La luna en la ventana cuela sus brazos por la habitación, un gato camina por la orilla de otra casa y su sombra se mezcla con los brazos de luna que cubren a los amantes dormidos, que sueñan de nuevo, con el otro.

Intentar la vida

Cuando termina un año, cerramos un ciclo y dejamos atrás algo nuestro, quizás dulce o salado, o tal vez amargo para el alma y para el corazón. Con suerte, nos sobrarán algunas monedas en los bolsillos de los pantalones, pero seguramente, tendremos saldo en contra, en los bolsillos de la vida. Así iniciaremos de nuevo otro año, con deudas de buenos propósitos y  con fantasmas en la casa de las promesas pasadas y no cumplidas.

Pienso en esto y enseguida me viene a la mente el recuerdo de una mejor época, hace ya muchos años, cuando trabajaba en la Universidad. Atesoro de aquel trabajo un mejor de un tiempo que ya fue.

Horas de felicidad caminando por la Rectoría por su inmensa explanada principal. Noches y momentos vivos en los recuerdos, andando por los pasillos de la Facultad de Ciencias, en busca de un salón y un grupo de muchachos. Euforia y cierta locura camino a casa, ya entrada la media noche entre calles desiertas, perros salvajes y rateros “pachecos” hinchados de tanto fumar marihuana.

Descubrir el Tango husmeando por las aulas de la Facultad de Química al coincidir con el grupo de Y.B., maestra de baile.

Tengo todavía en la cabeza haber pensado que algún día sería tan feliz como los alumnos de Y.B., mientras observaba su clase.

También veo muy claro en mi memoria el día en que apareciste “mariposita linda” en mi vida, llegaste como becaria asociada al laboratorio en el cual trabajaba.

Desde que te ví y hasta que por primera vez, nos tomamos de la mano en nuestro primer baile, no había sentido tanta alegría y plenitud.

Gerardo G., quien tiempo después, sería también nuestro maestro, fue compañero de nuestra clase.

Cómo tenía que suceder, el amor nos llevo al matrimonio y nos comprometimos a construir una familia juntos. Aquellos años tuvieron su magia particular, todo lo transformábamos con sólo mirarlo. Los compromisos y responsabilidades del matrimonio nos llevaron a guardar un tiempo el amor al tango. Y así transcurrieron cinco años.

La inmensa felicidad que vivimos en los primeros años, cambió cuando una tragedia marcó nuestras vidas.

Abandonamos las ganas de seguir y nos convertimos en náufragos, sumergidos en un mar oscuro de desesperanza.

Afortunadamente “mariposita linda” nos salvaste, y tuviste claro que teníamos que cambiar el rumbo y volver a bailar tango. Tango que fue un salvavidas para los dos. 

¡Bien que tuviste razón! Juntos y de nuevo tomados de la mano, volvimos a la vida y a bailar en la clase del Gerardo G. Él nos recibió en su grupo como alumnos, pero también como amigos de la vida.

Muchos años han transcurrido después de esto.

Es muy cierto que no se puede enseñar a vivir (se aprende), cada vida y circunstancias son diferentes, no existen vidas ejemplares, no hay forma tampoco de tener autoridad para juzgar otras vidas y claro no hay vidas que tengan más valor que otras.

Con todo esto a cuestas, confieso que cada vez que se avecina un nuevo ciclo, me cuesta más darle un sentido a la vida, aún con una vida llena de tu amor.

En tales circunstancias y siendo el cobarde que soy, bien lo sabes “mariposita linda” varias veces te he propuesto suicidarnos. Pero afortunadamente, hasta ahora no te he podido convencer.

Me conoces bien y sabes como responder, siempre dices que “eres muy linda para cometer suicidio” Aún así creo que algún día no muy lejano, podré llegar a convencerte.

Hoy, amigos, quiero decirles, que no tengo ninguna buena intención, ni promesa. Lo único cierto es que haré lo de siempre, es decir, seguir intentando la vida.

Todo nos amenaza amor

image

Nos amenaza el tiempo,
el discreto transcurrir de los instantes,
aquellas horas de polvo en los zapatos.

Nos amenaza la conciencia de no ser,
la mellada vasija del recuerdo.

Nos amenazan las miradas,
el silencio que ven en nosotros

¡Todo nos amenaza amor y estamos vivos!

T. c.t.m.a.

Ser un pez y vivir para contarlo parte 2 (fin, por fin)

Vivir para contarlo

La vida y su sentido, la libertad de decidir, la determinación del individuo para comprender su mundo, su propia existencia.

De acuerdo con la logoterapia los seres humanos no sólo actuamos como organismos que reaccionan al medio sino que poseemos autonomía para dar forma de manera activa a nuestras vidas.

Un poco de teoría

Víctor Frankl desarrolló una teoría que después se llamo “logoterapia” con base en su experiencia en los campos de concentración nazis.

Frankl concluyó que: “Quién tienen por qué vivir, pese a la adversidad, resiste”

Así es como, personas que poseen la esperanza de ver a sus seres queridos, de emprender proyectos, liquidar una necesidad inconclusa, o quiénes poseen el don de la fe; a juicio de Frankl, cuentan con mejores oportunidades de vivir, más allá de los que han perdido la esperanza.

La voluntad de sentido

Es una realidad que a muchas personas nos gusta sentir la tensión que envuelve el esfuerzo de conseguir un meta valiosa. También lo es que, en la mayoría de las ocasiones, el esfuerzo invertido en lograr la meta, puede poner la vida misma, al servicio de alcanzar dicha meta y en consecuencia es inevitable llegar a una “crisis existencial” o al menos a experimentar una tremenda frustración.

Hay, por otra parte, también muchas personas que experimentan una “crisis” o “vacío existencial” por mucho tiempo, por la ausencia de un sentido de la vida.

Uno de los signos más conspicuos del vacío existencial es el aburrimiento. Es típico que cuando, al fin se tiene tiempo de hacer lo que uno quiere, resulta que uno ¡Ya no quiere hacer nada!

Todos sabemos de personas que entran en crisis cuando se jubilan o de jóvenes que se emborrachan recurrentemente cada fin de semana, o bien, de quiénes, por las noches, nos instalamos pasivamente a navegar en la WEB “a pasar un rato” en tanto nos da sueño, o de quienes estoicamente sufren cada semana la neurosis de los domingos.

Para resumir: intentamos llenar nuestros vacíos con “cosas” que producen algo de satisfacción, llenamos la vida de placer, comemos más, “sexamos” más, buscamos darnos la gran vida, nos llenamos de trabajo, o decidimos conformamos con la vida que nos toco vivir y asumimos los convencionalismos sociales.

Sin embargo, a pesar de todo eso, al final, el juicio y la sentencia son únicos:

“No importa lo que se haga. Nunca será suficiente y por lo tanto no habrá forma de llenar el vacío”

Ser un pez y vivir para contarlo

A diferencia de los animales, que poseen un instinto que “los guía” los humanos contamos con las tradiciones para conducirnos en sociedad y con la libertad para realizar nuestros proyectos de vida.

Pero entonces ¿Qué hacer para hallar el sentido de nuestra vida? ¿seguir las tradiciones o ejercer nuestra libertad para realizar lo que deseemos?

Víctor Frankl propuso que para hallar el sentido de la vida se debe trabajar en la construcción de ciertos valores:

  1. Los que se obtienen de la experiencia. Como el amor.
  2. Los que provienen de la creatividad. Como la generatividad para emprender acciones por los que vendrán después de nosotros.
  3. Los actitudinales. Como los que se requieren para enfrentar el sufrimiento con dignidad.

El fin, por el fin

Hace casi un año “el pez Salvado 133” se instaló como un empleado más de la oficina en dónde trabajo. Su presencia es ahora habitual, su historia se convirtió en un cantar de gestas de pasillo.

Son ya leyenda, Rox la “chica maravilla” Y Rodol, sus salvadores; lo es también por su hazaña, Hernán el héroe, ya no tan anónimo.

Y finalmente para concluir esta historia, desde mi perspectiva “Salvado133” a contribuido también a llenar mi propio vacío existencial y me ha hecho pensar, en el amor, en el futuro y en las cosas buenas y sencillas de la vida que debemos guardar en los bolsillos para continuar andando.